Son aquellos sistemas diseñados para no aportar a la red eléctrica, ya que toda la energía es consumida: tiendas comerciales, hospitales y centros de demanda energética estable.