La capacidad instalada mundial de energías renovables ha crecido este año, hasta el punto en el que 2018 podría cerrar con un crecimiento estimado del 13,3 por ciento, según los cálculos de la consultora estadounidense Frost & Sullivan (F&S).

Otros 154,6 gigavatios (GW) se sumarán entre los que ya están instalados y los que se prevé instalar antes de que culmine el año. La inversión total en el sector se aproximaría a los US$ 228.300 millones, de acuerdo con el informe Global Renewable Energy Outlook 2018.

La energía con más presencia será la solar fotovoltaica. Culminará el curso con 90 GW de potencia instalada nueva. Otro avance importante lo tendrá la eólica, pero la biomasa, geotérmica, e hidroeléctrica crecerán de forma más lenta y constante.

F&S estima que las inversiones totales en generación energética disminuirán 0,7 por ciento con respecto al año pasado. China tendría mucho que ver, ya que redujo sus adiciones de capacidad solar.

De ahora en más, la Alianza Solar Internacional, liderada por India, será un actor importante a la hora de impulsar la actividad del ramo en mercados emergentes. Las instalaciones solares flotantes empezarán a ganar terreno.

El informe establece que, aunque los negocios en el campo de las renovables incrementan su competitividad por la reducción de costos, el avance dependerá de la voluntad política de los gobiernos.

“El ritmo de crecimiento dependerá del nivel de respaldo del gobierno en términos de establecer mecanismos de apoyo para permitir la generación de energía renovable al 100 por ciento”, comentó la experta de F&S, Maria Benintende.

La analista considera que el futuro de las energías renovables será híbrido. No habrá una transición violenta hacia las fuentes 100 por ciento limpias, sino que se utilizarán mecanismos menos contaminantes y más eficientes. Esta tendencia cobrará más peso en las soluciones de almacenamiento.

Fuente: ElectroIndustria