Este fue uno de los temas vistos en el seminario “Juntas Crecemos con Energía”, que se centró en los avances y desafíos de los emprendimientos femeninos en el área de energías renovables y de la eficiencia energética.

La necesidad de que las empresas gestionen la diversidad en sus organizaciones, junto al avance hacia una mayor colaboración en el sector empresarial para motivar el ingreso de las mujeres en el sector energético fueron algunos de los temas abordados en el seminario “Juntas Crecemos con Energía”, donde se analizó la situación actual y desafíos de las mujeres emprendedoras en las áreas de las energías renovables y la eficiencia energética.

El encuentro fue realizado en el edificio de la Sofofa, siendo organizado por el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género; el Programa de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la GIZ y el Consejo para Mujeres Líderes en Energía y Medio Ambiente (CWEEL Chile), contando con el apoyo de ONU Mujeres, Red EG; Anesco Chile; Acera A.G.; Generadoras de Chile y Sofofa, además de las empresas Colbún, Engie y Minuto Verde.

Medidas
En el panel sobre “las medidas concretas hacia el liderazgo femenino con energías renovables y eficiencia energética entre innovadoras y emprendedoras”, Javiera Aldunate, directora ejecutiva del World Energy Council (WEC Chile), sostuvo que es necesario “poner al servicio las capacidades femeninas y de cada una de las profesiones en el sector energético”, mencionando estudios internacionales que indican que el ingreso de mujeres a grupos de trabajos de hombres, “aumenta la rentabilidad en aproximadamente un 30%, porque la mujer es más enfocada a la acción y además se genera un mayor clima de respeto, empatía, colaboración y trabajo en equipo”.

Para Anita Rivera, responsable del Área Medio Ambiente en Doble Impacto, otro punto relevante en la participación de la mujer es saber tomar las oportunidades sin “tener miedo”, sobre todo en un ámbito más técnico, como lo es el sector energético.

Dentro de las medidas que se revisan en el sector público, Mónica Brevis, jefa de Formación Técnico-Profesional de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación, mencionó el reto de avanzar en los marcos de cualificaciones para el sector energético, “donde el desafío está en el reconocimiento de los oficios y las educaciones no formales, además de las certificaciones laborales”.

Marta Alonso, General manager South America de GES Chile, sostuvo que las mujeres deben creer en sí mismas, en las tareas que realizan, destacando que otro reto apunta a que las empresas gestionen la diversidad, cambiando el enfoque desde los resultados trimestrales hacia “los propósitos valóricos de las compañías, que son los únicos que van a lograr los objetivos y los liderazgos que hay que ejercer son otros, que sean diversos e integradores, que piensen en las mujeres y en todos los sectores de la sociedad que hasta ahora no han tenido la oportunidad”.

La ejecutiva afirmó que este cambio cultural también contribuye “al crecimiento de los resultados de las empresas”, agregando que el sector privado “tiene los recursos y medios para liderar compañías diversas que incorporen innovación”.

Ana Luisa Vergara, ingeniera especializada en Medio Ambiente de Colbún, indicó que también es posible que exista una colaboración entre las empresas para “motivar el ingreso de mujeres en áreas técnicas”.

Fuente: Electricidad (revistaei.cl)