Susana Jiménez remarcó que el argumento de la empresa sobre la toma de razón por parte de Contraloría antes de proceder al cobro de garantía no es válido.

La ministra de Energía, Susana Jiménez, aseguró que en la cartera están convencidos de que el cobro de la boleta de garantía a InterChile por el atraso en las obras de la línea de transmisión Cardones-Polpaico, se realizó bajo el marco de la ley, pese a la demanda presentada el pasado viernes por la filial en Chile de la colombiana ISA.

“Estamos convencidos de que procedimos dentro del marco legal, y la empresa está en todo su derecho de ejercer acciones legales”, dijo la ministra tras participar en la inauguración de un punto de carga de vehículos eléctricos en la comuna de Providencia.

En este contexto, Jiménez remarcó que el argumento de la empresa sobre la toma de razón por parte de Contraloría antes de proceder al cobro de garantía no es válido, señalando que eso solo se ajusta a los días en que sí se constataron razones de fuerza mayor para el atraso en las obras.

“Tenemos la convicción de que sí podía cobrarse la boleta de garantía, por cuanto ellos argumentan que se requiere primero la toma de razón por parte de Contraloría, pero lo cierto es que la toma de razón solo tiene relación con aquellos días en que se reconocieron causales de fuerza mayor”, argumentó.

Cardones-Polpaico es la línea de transmisión en 500 kV más grande de Chile, que permitirá la interconexión total de los sistemas eléctricos del norte y centro.

A la fecha, el tendido -de 753 kilómetros, que conectará la región de Atacama con la Metropolitana, con una inversión de US$ 1.000 millones- presenta un avance total del 99,4%, restando completar la excavación de 8 torres, de un total de 1.730, las que se encuentran ubicadas al interior del fundo de propiedad de la Comunidad Agrícola La Dormida.

Tras varias postergaciones, el tendido debió entrar completamente en operación el pasado 18 de febrero, pero dicho hito fue aplazado hasta el 11 de junio de 2019.

Fuente: EyN.cl