Fuente imagen: Revista Electricidad

Susana Jiménez señala a Revista ELECTRICIDAD que, en el marco del cumplimiento del acuerdo de París (COP21) buscan avanzar en la electrificación de la matriz, con una “asignación eficiente de costos” en la industria, además de impulsar la electromovilidad y la generación distribuida.

Perfeccionamientos regulatorios y la facilitación para el desarrollo de proyectos que tiendan a reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) son los principales ejes que actualmente considera el Ministerio de Energía para cumplir con los compromisos del sector, luego de que Chile ratificara el acuerdo de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21).

Es así como durante el año pasado esta cartera elaboró un Plan de Mitigación del Sector Energía, en que se analizaron las medidas de la Política Energética 2050 y su impacto en reducción de emisiones al 2030, considerando medidas de mitigación como la incorporación de energías renovables, el aumento de la electromovilidad y la menor contaminación en la calefacción residencial.

Cambios

La ministra de Energía Susana Jiménez señala a Revista ELECTRICIDAD que las medidas que se impulsarán en la industria energética apuntan a cumplir con el compromiso de reducir en 30% las emisiones de CO2 que se producen en el país a 2030, para lo cual se promoverá el despliegue de energías limpias y también se recurrirá a la modificación de normativas sectoriales.

“Esto se enmarca en el objetivo de avanzar hacia una matriz más eléctrica, renovable y limpia, por lo que el Ministerio está abocado a que el potencial de Chile en energía renovable, principalmente (aunque no exclusivamente) eólica y solar, pueda desplegarse plenamente, contribuyendo a reducir las emisiones, y eso lo vamos a hacer a través de mejoras regulatorias y facilitando el desarrollo de los proyectos, con un relacionamiento temprano con las comunidades y con todos los resguardos ambientales”, sostiene.

“Para lograr estos objetivos el compromiso del Ministerio es avanzar hacia asignaciones eficientes de costos que garanticen la seguridad y competencia del sistema eléctrico. Por el lado de la demanda actuaremos con el desarrollo de una nueva ley de distribución que cree señales de precio adecuada para los usuarios en la adopción de la generación distribuida”, añade la ministra.

El proceso de descarbonización también forma parte de las medidas para reducir las emisiones. Según Jiménez esto “deberá desarrollarse en coordinación con la industria para acordar un proceso gradual de retiro y reconversión de centrales a carbón, teniendo en consideración las implicancias en el ámbito laboral, ambiental, económico y principalmente de seguridad del sistema. Queremos además impulsar con fuerza la electromovilidad, que incide de manera importante en este proceso”.

Privados

En el sector privado esperan una mayor coordinación institucional para avanzar en las medidas para disminuir las emisiones de CO2. Jorge Gómez, asesor ambiental de Generadoras de Chile, indica que “aún queda por establecer cómo esta meta se traducirá en obligaciones de mitigación sectoriales, y cómo el Plan de Mitigación de GEI del sector energético se vinculará con los esfuerzos de mitigación de otros sectores. En caso de que se definan metas sectoriales, es de esperar que se creen mecanismos flexibles que permitan a los sectores interactuar de modo de aumentar la eficiencia, efectividad y co-beneficios de las acciones de mitigación”.

El ejecutivo afirma que la electrificación del consumo es clave para avanzar en el cumplimiento de las metas, además de ser “una parte fundamental de una estrategia de descarbonización de la matriz energética nacional”.

“La descarbonización es un desafío que debe ser analizado sincrónicamente con otros temas que afectan la operación de las centrales termoeléctricas, como son las necesidades de flexibilidad que demanda la creciente integración de ERV, energías renovables variables (solar fotovoltaica y eólica), y las exigencias ambientales contenidas en las normas de emisión al aire y al agua”, precisa Gómez.

Según Diego Luna, secretario ejecutivo de Escenarios Energéticos, se requiere un acuerdo interministerial para definir medidas concretas para la mitigación desde distintos sectores: “Tenemos un plan para el sector de energía, pero están pendientes aún transporte, minería y vivienda. El desafío es cómo se coordinan y articulan de manera coherente las medidas, los sectores y los Ministerios. En materia de eficiencia energética, por ejemplo, podríamos reducir al menos la mitad de las emisiones”.

Por su lado, Michael Burger, director ejecutivo del Sabin Center for Climate Change Law en la Universidad de Columbia (Estados Unidos) asegura que para cumplir las metas “es necesario que el sector de la energía en Chile respalde el aumento de las inversiones en energías renovables, que incluyen no solo instalaciones solares y eólicas a gran escala, sino también generación distribuida”.

Fuente: Revista Electricidad