“El hidrógeno es la solución para la conexión de zonas extremas como Isla de Pascua, estrecho de Magallanes o Juan Fernández”. Esa fue una de las tantas frases entusiastas de Michele Azalbert, CEO Mundial de la Unidad de Negocios de Hidrógeno de Engie, durante el seminario “Hidrógeno Verde para la transición energética de Chile”, que se realizó la semana pasada en Santiago.

Pero las palabras van más allá de un discurso. Esta compañía de origen francés, que tiene varias líneas de negocio en nuestro país, quiere apostar fuerte por este tipo de energía a nivel local. Justamente, Azalbert, fue una de las speakers principales del evento. Con 19 años en Engie, esta ingeniera informática que antes dirigió la Unidad de Negocios de GNL de la firma, comenta que están convencidos que el hidrógeno es clave.

“El problema de muchas energías renovables es la intermitencia. Por eso que es importante tener siempre un stock disponible. Con el hidrógeno se puede solucionar este problema, haciéndolo más competitivo. En muchos países ya están convencidos que ingresar hidrógeno verde al sistema energético es beneficioso”, dice Azalbert.

El hidrógeno se produce hace más de 100 años. ¿Cuál es la novedad con el hidrógeno verde?

Varios países están viviendo una transición, que se traduce en aumentar considerablemente el porcentaje de consumo y, a la vez, de energías renovables. Esta última representa un porcentaje cada vez más alto. Se está poniendo mucha de esta energía en el sistema y en Chile el crecimiento de la energía solar es muy importante. Además, países como este necesitan comprar mucha energía y la solución a ello puede estar en el hidrógeno. Aún hay muchos mitos con respecto al hidrógeno, especialmente en temas de seguridad.

Los ciudadanos a veces están desconcertados y necesitan que se les explique que el manejo del hidrógeno es absolutamente seguro. Por ejemplo, en este momento se producen cerca de 55 millones de toneladas por año en el mundo y nunca ha habido un accidente.

¿Cuál es la apuesta de Engie con respecto al hidrógeno en Europa y/o en Chile?

Creamos una unidad de negocios, dedicada exclusivamente al hidrógeno renovable, porque estamos convencidos de que este tipo de energía puede cambiar la forma de hacer negocios. Además, estamos desarrollando varios proyectos y soluciones para hacerlo más competitivo. En ese contexto, creemos que Chile es uno de los mejores lugares del mundo para hacerlo. Tienen una gran cantidad de desarrollo de energías renovables. Cerca del 50% del costo de producir hidrógeno está en energía renovable y 40% tiene que ver con la electrólisis. Necesitamos desarrollar soluciones a escala para que estos costos bajen y así hacerlo aún más competitivo.

¿Chile será entonces una especie de laboratorio?

Hoy el hidrógeno puede desarrollarse y florecer en cualquier parte del mundo. Por ejemplo, hay países que han hecho esta apuesta, está Japón, que tiene unas 100 estaciones de carga de hidrógeno verde. Hay 50 en Alemania, 20 en Francia (de las cuales 12 son desarrolladas por Engie) y cerca de 40 en California. En general, en los lugares donde está cambiando la forma en que se ve a la movilidad. Eso también puede pasar en Chile. Las aplicaciones son muchas: camiones, trenes, barcos e incluso, algún día, llegará a los aviones.

¿A los aviones?

Así es. Es algo que se podrá ver en el futuro. Pero por el momento hay varios sectores industriales que lo están haciendo una realidad. Lo importante es utilizar economías de escala. Por ejemplo, en el norte de Francia Engie produce hidrógeno y lo inyecta a la red de gas natural. Existen muchas aplicaciones, y la idea es comenzar también a verlas en Chile. Aquí tienen una de las mejores plantas solares del mundo.

¿Pero hay conocimientos y profesionales especializados en Chile?

El hidrógeno existe hace muchos años, esa cadena no cambia, sólo que ahora proviene de fuentes renovables.

Fuente: La Tercera-Pulso