Foto: Revista Electricidad

El 14 de febrero partirá la promoción internacional para el llamado de licitación, que está dirigido a instituciones sin fines de lucro ligadas a la investigación.

Hasta el 20 del junio de 2019 podrán postular las instituciones sin fines de lucro ligadas a la investigación, a la licitación del “Instituto chileno de tecnologías limpias”, centro de investigación financiado con los aportes de Albemarle y SQM Salar, provenientes de sus contratos con Corfo para extender la producción de litio en el Salar de Atacama. El consorcio local que está trabajando para participar, ya suma a la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), alianzas con el sector privado y más de 10 universidades nacionales del Consejo de Rectores. El centro del Litio será emplazado en Antofagasta y se sustentará con los recursos gestionados por la organización que se adjudique la licitación y los importantes aportes de las compañías mineras extractoras de litio: SQM y la norteamericana Albemarle. Se considera un monto base de inversión de US$260 millones en 10 años. Para promocionar esta licitación a los organismos extranjeros interesados, Corfo iniciará una gira por 10 países, a partir del 14 de febrero e iniciará en Sydney, para continuar el 18 en Tokio (Japón), el miércoles 20 en Corea del Sur y cerrando la primera etapa al día siguiente en China . En una segunda etapa recorrerán Europa y en una tercera misión Norteamérica.

Consorcio

A nivel local, las universidades de Antofagasta y Católica del Norte en conjunto con la AIA, están configurando un consorcio para participar en esta mega licitación. El compromiso aquí es de universidades, industria y las instituciones internacionales a cuales se está invitando a participar”, manifestó Luis Alberto Loyola, rector de la Universidad de Antofagasta. Según afirmó Loyola serían 11 universidades aproximadamente las que ya estarían trabajando directamente con el consorcio local, entre las que destaca a la: Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica y la Universidad de Concepción, entre otras. Junto con esto, adelantaron -en una declaración emitida con anterioridad- que ya iniciaron el proceso tendiente a la integración de empresas nacionales y extranjeras que tienen interés en los ámbitos tecnológicos del instituto, y según indicaron han tenido una positiva respuesta inicial de la industria.

Si bien, aún no hay claridad de cual será la competencia de ofertas que participarán en la licitación del centro, Loyola sabe que se enfrentarán a instituciones internacionales y nacionales de alto nivel como la “fundación Chile que suena como oferente”, afirmó el rector de la UA. Las próximas fechas que deberán cursar los oferentes interesados en participar en esta licitación son a mediados de 2019 cuando se cierre el plazo de presentación de las postulaciones el 20 de junio, y al día siguiente se entregarán los resultados de las organizaciones que cumplen con los requisitos y que podrán presentar sus propuestas a partir del 24 de julio, hasta el 23 de octubre. Se proyecta que la licitación se realice a fines de este año.

Centro

Corfo definió que a través del Instituto Tecnológico se busca lograr impactos tangibles con los primeros resultados en 10 años.

Se fijó como meta desarrollar nuevos materiales e innovaciones que agreguen valor al litio, sales y otros materiales en la cadena de suministro de la electromovilidad y el crecimiento verde. También crear tecnologías de energía solar fotovoltaica y de concentración adaptadas a climas desérticos extremos a costo competitivo, con participación de empresas locales en la cadena de valor. Y generar, adoptar y transferir antes del 2030, tecnologías más sustentables y bajas en emisiones para la industria de la electromovilidad y el crecimiento verde. Además se proyectó la formación de al menos 100 profesionales altamente calificados y el apoyo a más de 100 iniciativas de negocio (startups) relacionadas con los ámbitos de acción del instituto.

Infraestructura

El timonel de UA, explicó que los recursos considerados para el centro del litio, no son para infraestructura, por lo que gestionarán con el gobierno regional la posibilidad de participar con estos aportes.

“El concurso especifica que la inversión comprometida es para invertirse en operación, equipamiento y en la formación de capital humano, pero no en infraestructura para las instalaciones”, aseguró Luis Alberto Loyola.

“Un foco relevante en el acuerdo con Corfo es el desarrollo en I+D ((investigación y desarrollo), ejemplo de esto es el Centro Tecnológico del Litio que estará ubicado en Antofagasta. Esto de la mano de una mayor cuota de producción de litio, que generará inversiones y aumentos de capacidad que se reflejarán en crecimiento para la región. Adicionalmente, con los productos de litio a precio preferente, se incentiva que nuevas empresas se establezcan en el país, agregando valor y desarrollando tecnología, lo que sumado a los aportes en investigación, buscan que la Región de Antofagasta se convierta en un centro de desarrollo tecnológico en temas de litio y energías renovables de nivel mundial”.

“Tenemos un enorme compromiso con Antofagasta y con el país como socios estratégicos de Chile en el desarrollo de la industria del litio. Uno de los compromisos que tenemos a partir del contrato firmado con Corfo es el de aportar al desarrollo de investigación y desarrollo en el uso y aplicación de energía solar y sales de litio, y minería metálica y no metálica. Tenemos más de US$12 millones que ya están disponibles, a la espera que Corfo nos indique a qué institución debemos entregarlos. El monto total que será destinado por Albemarle a I+D (investigación y desarrollo) es cercano a los US$ 300 millones dentro de la vigencia del contrato. Estamos muy interesados en trabajar de manera estrecha con Corfo para seguir explorando instancias de colaboración que vayan en directo desarrollo de Chile. La era del litio es hoy y debemos trabajar de manera unida para desarrollar un ecosistema productivo en torno al litio”.

(Fuente: El Mercurio de Antofagasta)