Fuente: EFEVerde

El Comité Europeo de las Regiones (CdR), a través de la comisión de Política Económica, ha comenzado a debatir la reestructuración socioeconómica de las regiones carboníferas en Europa, una transición en la que se ha reclamado no perder los empleos vinculados a esta industria.

El miembro alemán del Partido Popular Europeo (PPE) en el Comité Europeo de las Regiones, Mark Speich, señaló que el cambio para estas regiones tiene una dimensión “climática pero también política”, ya que se trata de una industria que garantiza “sustento y suministro energético”.

“La industria de carbón va a tener que aportar mucho en las reducciones para cumplir los objetivos climáticos. Estos beneficiarán a todas las regiones de la UE, pero unas pocas regiones van a notar más que las otras el peso de este esfuerzo”, afirmó el político alemán.

Speich se mostró convencido de que para que esta transición sea un éxito se debe garantizar que la gente “se siga pudiendo ganar la vida de una manera digna”, y recordó que el cambio no afectará solo a quienes tienen un empleo directo en la industria del carbón sino también a unas 200.000 personas en industrias y actividades relacionadas indirectamente.

Ofrecer alternativas laborales

“No podemos afrontar esta transición dando por sentado que se van a perder esos puestos de trabajo. Tenemos que ofrecer alternativas”, dijo Speich, que reclamó “instrumentos de promoción y fomento a escala europea”.

El político alemán mostró su interés en conocer las diferencias regionales en las zonas carboníferas de toda Europa, ya que la opinión del conjunto de las regiones europeas “debe plasmar las diferencias” entre los territorios afectados en, por ejemplo, Alemania y España.

El debate iniciado hoy en la comisión de Política Económica del CdR continuará con las aportaciones de las regiones, que durante los próximos meses elaborarán la opinión respondiendo a preguntas sobre el acceso a las mejores prácticas de otras regiones carboníferas en la transición, a los fondos europeos o el apoyo necesario para hacer estos cambios.

La opinión final se aprobará en sesión plenaria de la institución durante 2019.