La filial de la colombiana ISA informó al ministerio de Energía que no podrá cumplir con la entrega inicial del proyecto de transmisión eléctrica.

La empresa ISA InterChile S.A. informó hoy al Ministerio de Energía que no podrá cumplir con la entrada en operación del proyecto de transmisión eléctrico Cardones- Polpaico 500 kV, en la fecha previamente informada al Coordinador Eléctrico Nacional, esto es, el 31 de diciembre de 2018. La empresa prevé que la entrada en operación no sería antes de la tercera semana de febrero de 2019.

El proyecto retrasado busca la inyección de energía proveniente principalmente de generación renovable, ubicada en el norte del país, para el suministro de clientes finales.

La filial de la colombiana ISA, a finales de noviembre, ya había dado señales de estar contra el tiempo tras que el Coordinador Eléctrico hiciera público un informe que daba cuenta de un atraso importante, previendo tres escenarios: en el más optimista, la línea entraría el primer trimestre de 2019 y, en el peor, ya en 2020.

Ante este escenario, el gerente de la eléctrica, Jorge Rodríguez, anunciaba un avance del 98% en obras y que la megalínea, que costará US$1.000 millones estaría lista para fin de año, escenario que hoy fue desechado por la misma empresa.

Por su parte, el Gobierno manifestó que llevaran a cabo las acciones que corresponda llevar a cabo por parte del Ministerio de Energía, en relación a los retrasos que ha informado la empresa y sus consecuencias jurídico administrativas. Además, de tener un rol activo en la fiscalización para que se cumplan los plazos y el proyecto entre en funcionamiento cuanto antes.

Este sería el segundo retraso del proyecto ya que la línea en un comienzo debía estar operativa para enero del 2018.

Fuente: La Tercera-Pulso