Alemania y Francia se unieron en un proyecto para impulsar el desarrollo de baterías para vehículos eléctricos en Europa, alianza en la que también se considerarán actores de otros Estados miembros de la Unión Europea.

El Ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, señaló que “Hemos creado una red franco-alemana para el desarrollo de baterías eléctricas. ¿El objetivo? Que los coches del mañana se conduzcan con baterías europeas y no chinas. Debemos ser independientes y soberanos”.

En una declaración conjunta respaldada por 10 Estados miembros, ambos gobiernos resaltaron la necesidad de que Europa debe ser competitiva frente a la hegemonía asiática y estadounidense, y por ello se hace de vital importancia unir fuerzas en el desarrollo de celdas de batería para vehículos eléctricos, inteligencia artificial, nanotecnología y la cadena de valor.

Los consorcios interesados en este plan europeo pueden presentar sus proyectos para su clasificación como “Proyectos Importantes de Interés Común Europeo” (IPCEI), lo que les permitiría beneficiarse de la ayuda estatal a través de los reglamentos de la Comisión Europea. Estas empresas privadas deberán a presentar planes de inversión para que la Comisión pueda otorgar el reconocimiento como un proyecto IPCEI en la primera mitad de 2019.

Algunos medios locales informan de que ya se están formando varios consorcios que podrían beneficiarse de este proyecto. Uno de ellos sería SAFT, una subsidiaria de Total, que involucra a socios como Siemens, Solvay o Manz. BASF también podría haber creado un consorcio con Varta y Ford, consigna www.motorpasion.com

Cabe destacar que el 80% de la producción, actual y prevista, de baterías para movilidad eléctrica está en Asia. Solo la capacidad de China supone ya el 69% de ese total, mientras que Estados Unidos representa el 15% de la capacidad productiva mundial y Europa menos del 4%.

Fuente: ElectroIndustria