Cómo opera el modelo de negocio ESCO para la Generación de Energía FotovoltaicaEl Ministerio de Energía y GIZ chile promueven este modelo de negocios a partir de generación distribuida en el país, debido a la serie de beneficios que conlleva para los usuarios que desean tener autoabastecimiento energético y vender sus excedentes a la red eléctrica.

A toda marcha avanza la implementación de la generación distribuida en Chile. Principalmente a través de sistemas fotovoltaicos para el autoconsumo, sus usuarios pueden ahora inyectar también los excedentes de energía a las redes de distribución eléctrica. En este contexto, el Ministerio de Energía y el Programa de Energías GIZ Chile, este último por encargo del Ministerio de Medio Ambiente alemán, BMUB, promueven el desarrollo de este modelo para la venta de energía solar fotovoltaica.

ESCOCésar Morales, asesor del Proyecto “Energía Solar para la Generación de Electricidad y Calor” de GIZ Chile, explica que la idea es “lograr el avance del mercado y poder presentar casos cercanos a los potenciales clientes, por lo que la selección del caso base se enfocó en una comunidad de copropietarios de un edificio, donde la empresa de servicio energético (ESCO) suministraría la energía generada por la planta fotovoltaica a las áreas comunes del edificio, es decir a la comunidad como tal”. Para ese caso, GIZ desarrolló un modelo de contrato de desempeño energético, en el que la ESCO se encarga de diseñar, financiar, construir, instalar, operar y mantener la planta fotovoltaica en bienes comunes de un edificio o condominio, conservando la propiedad de la misma, comprometiéndose con el cliente a que la energía generada sea autoconsumida en los bienes comunes del edificio a un precio y periodo de tiempo determinado, permitiendo la inyección a la red eléctrica de los excedentes de energía generados y no consumidos por el cliente”. Este modelo base contiene una descripción general del modelo ESCO, utilizando el ejemplo de una comunidad de coproprietarios como cliente. No obstante, este modelo base deberá ser adaptado a la realidad de cada caso.

BENEFICIOS

De acuerdo al trabajo realizado, los principales beneficios para el cliente de una ESCO son una nula/baja inversión inicial por parte del cliente; externalización de la operación y mantención del sistema fotovoltaico por parte de la ESCO; el cliente solamente paga por la energía generada, y el cliente se beneficia de posibles economías de escala, principalmente sobre el financiamiento, adquisición de equipos y gestión de personal. Además señala que otro de los resultados del desarrollo del modelo ESCO “es la contribución al potenciamiento y aprovechamiento de la energía solar a través de paneles fotovoltaicos ubicados en las áreas comunes de los techos del edificio, permitiendo así a la comunidad de copropietarios, u otro tipo de cliente, obtener ahorros en el consumo de las cuentas de energía eléctrica”.

ENERGÍA SOLAR AL ALCANCE

El profesional indica que existen dos productos informativos sobre el modelo ESCO: Uno es un informe con un análisis legal en el que se describen los elementos desde la perspectiva de la ESCO con clientes y de la ESCO con otros intervinientes, además realiza un análisis del marco legal aplicable a las partes intervinientes, al uso de las instalaciones, destino del suministro, inyección de excedentes a la red y duración del contrato, entre otros.

El análisis y las conclusiones contenidas en este Informe proporcionan una solución específica y adecuada a la legislación nacional, es decir, una solución hecha a la medida de la realidad chilena, permitiendo una implementación efectiva y concreta en el mediano plazo.

El segundo producto es un contrato de desempeño energético de energía fotovoltaica para autoconsumo e inyección de excedentes de energía a la red de distribución eléctrica, el cual servirá para que las partes involucradas en el negocio cuenten con un modelo de contrato que les facilite la tarea de acordar e implementar sus futuros proyectos.

Fuente: http://www.revistaei.cl/

VER PUBLIREPORTAJE (PDF)