Fuente: Revista ElectroIndustria

El aeropuerto de Carrasco instaló una planta de generación solar fotovoltaica con una potencia de 1.5 MW, lo que sumado a medidas de eficiencia energética le permitió reducir la huella de carbono, obteniendo además la certificación de gestión ambiental.

La inauguración contó con la presencia de la Ministra de Industria, Energía y Minería de Urugya, Carolina Cosse, quien destacó la complementariedad de este proyecto entre el sector público y privado, y expresó su alegría de que esta importante puerta de entrada al país se sume a iniciativas tecnológicas de punta al tiempo de cuidar el medio ambiente.

Cosse recordó que “hoy Uruguay genera energía eléctrica en todos los departamentos” lo que pone de manifiesto lo que ha sido “el trabajo multidisciplinario, transversal de equipo y cooperación”. Energía Limpia XXI señala que esta obra forma parte del Proyecto de Eficiencia Energética que la terminal aérea lleva adelante e incluye el recambio a luminarias Led y la instalación de bombas de calor y free cooling para el acondicionamiento térmico.

En su primera etapa, el parque solar ocupa un predio de una hectárea al ingreso de la terminal y está conformada por 1.540 paneles fotovoltaicos distribuidos en siete filas de norte a sur. Su estructura metálica cuenta con tecnología de última generación de seguimiento solar, que permite el movimiento de los paneles durante el día y mejora en un 30% la captación de la energía del sol a los paneles fijos tradicionales.

El proyecto está alineado con las metas trazadas por la terminal en términos de sostenibilidad y con el pedido mundial emitido por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de trabajar para mitigar la huella de carbono y prevenir la contaminación de cara al 2030, año en que se estima se duplicará la cantidad de pasajeros de aeronaves en el mundo.

El equipo profesional técnico operó en forma articulada con el Ministerio de Industria, Energía y Minería, la Dirección Nacional de Energía, UTE, y la Unidad de Control de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) del Ministerio de Defensa Nacional para viabilizar la instalación, y finalmente fue construida por un consorcio integrado por las firmas Smart Green Uruguay y Ciemsa.

Fuente: Revista ElectroIndustria